Honduras: Los costos del golpe de Estado

Sara Lovera
27.Ago.09 :: Noticias

Los costos del golpe de Estado en Honduras ha dejado huellas en el cuerpo de las mujeres. En la siguiente crónica, la periodista Sara Lovera, de la Agencia de Noticias de la Mujer, SEMlac, advierte sobre el aumento de asesinatos de género en un clima de violencia generalizada



Foto: María Martha Díaz, del Instituto Nacional de la Mujer (INAM). Gentileza SEMlac

Durante los primeros días del golpe de Estado en Honduras, los asesinatos de mujeres aumentaron en 60 por ciento. Y existen indicios de que han ocurrido asesinatos colectivos en algunas poblaciones.

Hasta antes del golpe del 28 de junio, la incidencia del feminicidio en el país significó 1,149 homicidios contra mujeres en 2008, con un promedio de 10,000 denuncias anuales de violencia.

Los datos globales sistematizados por organizaciones no gubernamentales de mujeres, publicado en un informe de seguimiento de notas de prensa, contradicen los informes oficiales, que reportaron en el año 2008 un homicidio diario.

“La violencia generalizada contra la población en resistencia, siempre es un riesgo a la integridad de las mujeres y supone innumerables violaciones a los derechos humanos”, dijo en entrevista con SEMlac, Soraya Long, experta en Derechos Humanos y ex integrante del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).

Explicó que esta situación se da en aquellos países donde crece la delincuencia o se decide institucionalmente la salida de los militares a las calles, caso este último de Honduras.

Un informe preliminar de la violencia contra las mujeres, fue ampliamente discutido el jueves por las integrantes del Observatorio de la Transgresión Feminista. Ellas pusieron a debate las prácticas feministas, la creciente institucionalización y la carrera hacia atrás de la situación de las mujeres.

La situación de Honduras ha puesto al descubierto los límites de la ley, de los mecanismos de la mujer (secretarías y ministerio), de las fiscalías especializadas y de las leyes que se vuelven sólo de papel, reconoció Rocibel Gómez, representante de UNIFEM en Honduras, al entrevistarse con las observadoras.

Sin embargo, la Fiscal para la Mujer, Irma Grisel Amaya, en su entrevista con las observadoras, aseveró que la violencia intrafamiliar y de pareja ha disminuido en las últimas semanas.

La hipótesis para esta aparente disminución es que por el toque de queda las mujeres no se acercan a las comisarías a denunciar, o que ocurren cambios en el interior de los hogares.

Lo que sí informó es que en julio fueron asesinadas 51 mujeres, lo que ha sido motivo de preocupación creciente de su despacho, según señaló.

Se sospecha que durante los primeros días de la intervención y la acción de policías y militares en diversos departamentos y ciudades de Honduras hubo por lo menos dos asesinatos colectivos contra las mujeres: en uno se encontraron los cuerpos de cuatro mujeres ejecutadas y en el otro, seis mujeres asesinadas.

No existe en esa fiscalía, dijo, información contundente. Y ante las preguntas de las asistentes a la entrevista, la fiscal reconoció que hay pocas denuncias documentadas. Argumento que habla del caos en que cayó el régimen de facto.

Instituciones inoperantes

El régimen de facto ha vuelto inoperante al Instituto Nacional de la Mujer (INAM), que era considerado un logro importante de las luchas de las mujeres hondureñas. Las feministas intentaron defender sus fueros y recibieron como respuesta, el 14 de julio, la represión policial.

Esta es una de las consecuencias más negativas contra las mujeres del golpe de estado, afirma el Observatorio de Trasgresión Feminista.

El régimen puso a la cabeza del INAM a María Martha Díaz, una de las figuras más destacadas del movimiento golpista, y de inmediato se emprendieron una serie de acciones dirigidas a debilitar la entidad.

Por ejemplo, entre el 14 y 15 de julio, el Instituto fue totalmente militarizado para intimidar a las organizaciones de mujeres y a las y los empleados del INAM que manifestaron su opinión en contra del golpe de estado.

Fueron las y los trabajadores quienes a viva voz relataron los hechos: en menos de una semana se despidieron 16 empleadas, en su mayoría técnicas especializadas que garantizaban la ejecución de los planes estratégicos institucionales, construidos de manera participativa con la sociedad civil y acordes con los convenios internacionales sobre las mujeres.

El INAM funcionaba con recursos que en un 90 por ciento provienen de la cooperación internacional. Esos fondos ahora están suspendidos, indicó a SEMlac Rocibel Gómez, representante de UNIFEM, principalmente debido al cambio de ruta en su operación, explicó.

Gómez agregó que se requiere poner en discusión la necesidad de sensibilizar a policías, jueces, militares, funcionarios públicos, “que a la hora del establecimiento de un régimen autoritario, echan por tierra toda la inversión, cambian su mirada en torno a la defensa de los derechos humanos de las mujeres y se olvidan de las convenciones, acuerdos y declaraciones internacionales suscritos”.

La directora técnica del INAM, Kei Arias, segundo puesto de importancia y cuyo nombramiento es parte de un compromiso del Estado con las organizaciones de mujeres, enfrenta continuos actos de hostigamiento que tienen el fin de obligarla a renunciar, pese a que cuenta con medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

De acuerdo a las denuncias recibidas por las diferentes organizaciones de derechos humanos, los actos de hostigamiento y persecución política se están realizando en varias instituciones públicas, contra aquellas personas que se atreven a expresar una opinión adversa a las autoridades de facto, o que se resisten a participar en las actividades de apoyo a los golpistas.

Según el Observatorio, lo viene sucediendo en el INAM es motivo de especial preocupación ya que la intención parece ser no sólo deshacerse de cierto personal, sino debilitar de manera irreversible a la Institución.

Fuentes al interior del Instituto han denunciado que en el Gabinete Social de facto se ha introducido una propuesta para cerrar la entidad y que el tema de “género” sea asumido por la Secretaría de Gobernación.

La persecución política, la militarización del INAM y la represión contra las mujeres organizadas por defender sus logros y su Instituto han sido sucesos públicos de gran notoriedad.

Sin embargo, no han motivado la actuación de oficio de la Fiscalía Especial de la Mujer del Ministerio Público que, de acuerdo a la legislación nacional y a sus funciones, está obligada a actuar en defensa de los derechos de las mujeres.

La gran interrogante es cómo harán las Naciones Unidas en Honduras para concordar la campaña del Secretario General, Ban-ki Moon, para erradicar la violencia contra las mujeres.

*Periodista de SEMlac, enviada especial a Honduras.
Editado por Mujeres Hoy.
Fuentes: “Honduras: Feminicidio aumenta exponencialmente”. Agencia Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe, SEMLac.