Flexibilización y precarización del trabajo en Honduras y en toda la región

Giorgio Trucchi
31.Jul.10 :: Entrevistas

Con José Luis Baquedano, de la CUTH :: Una estrategia regional para destruir al movimiento social y sindical



El impulso que el Congreso de Honduras está dando a un supuesto “Plan Solidario de Empleo Anticrisis”, ha desatado la fuerte protesta de los sectores sociales, populares y sindicales aglutinados en la Resistencia. Una nueva ofensiva del gran capital nacional e internacional, en medio de una creciente militarización de la región, apunta a desestabilizar y desarticular al movimiento social y criminalizar la protesta.

Para analizar ese contexto, Sirel conversó con José Luis Baquedano, secretario general adjunto de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH) y miembro del Comité Ejecutivo del FNRP.

-¿Cuáles son los contenidos del Plan de Empleo Anticrisis que promueve el Congreso Nacional?

-Es un proyecto político que pretende impulsar una mayor flexibilización y precarización laboral, a través de contratos de trabajo por hora y de media jornada.

Una propuesta que de ninguna manera va a resolver el grave problema del empleo, ni mucho menos el del valor del salario versus el costo real de la canasta básica.

Son trabajos transitorios, sin beneficios sociales. Una total explotación de la mano de obra, que de hecho va a modificar de forma ilegal el Código del Trabajo y la relación obrero-patronal.

La empresa privada ha hecho un negocio con el desempleo. Los niveles son tan elevados que los trabajadores se someten a cualquier vejamen y propuesta que le haga el patrón.

-¿De qué manera ese Plan va a afectar a los trabajadores y trabajadoras?

-Trabajando por horas y totalmente precarizados, no van a poder organizarse sindicalmente, no van a tener acceso a ninguna prestación laboral. Van a ser explotados y con salarios de hambre. Las mismas organizaciones sindicales van a salir gravemente afectadas. Eso es parte del plan desestabilizador.

El gran capital nacional e internacional, en contubernio con los políticos, están tratando de sentar un precedente muy peligroso, no solamente en Honduras, sino en toda la región.

-¿De qué manera se está violentando el Código del Trabajo?

-La legislación laboral es categórica al indicar que sólo existen tres tipos de jornada laboral: ocho horas en la jornada matutina, siete en la vespertina y seis en la nocturna. Asimismo, define los contratos de trabajo en permanente, temporal y a destajo.

En ningún momento habla de contratos por hora o de trabajo de media jornada. Además, se están violentando los Convenios 98 y 87 de la OIT.

-¿Estas medidas son algo coyuntural o forman parte de una estrategia más amplia?

-Se trata de un plan estratégico bien definido. Quieren flexibilizar la norma laboral de hecho, ya que nunca hemos permitido una reforma al Código del Trabajo.

Se quiere favorecer a la empresa privada y usar estas medidas a nivel político. La crisis no es culpa de los trabajadores. Los sectores golpistas hicieron desmanes con los fondos públicos, y ahora pretenden paliar la situación a costa del sudor del pueblo.

-¿Qué medidas van a tomar?

-Ya sacamos un comunicado rechazando esta medida. Además, pedimos una reunión con el Presidente del Congreso y con el Presidente de la República. Les vamos a plantear que se respete el Convenio que firmamos con los diputados, en el que acordamos que ningún proyecto de ley que afecte a los trabajadores y trabajadoras puede ser discutido y aprobado sin haberlo previamente consensuado con las Confederaciones sindicales.

Además, vamos a exigir que se ponga en práctica el Plan Nacional de Generación de Empleo Digno. Ese Plan fue consensuado de forma tripartita antes del golpe, en el seno del Consejo Económico y Social, y cuenta con el apoyo de la OIT.

-¿Qué piden al movimiento sindical internacional?

-Hacemos nuevamente un llamado a que nos apoye en esta lucha. No es algo que ocurre solo en Honduras. En Panamá están masacrando a los trabajadores, en Guatemala siguen asesinando al pueblo organizado. Hay una creciente militarización en toda la región, con nuevas bases y tropas estadounidenses.

Necesitamos del apoyo para fortalecer al movimiento sindical centroamericano, ante esta estrategia para desestabilizar al movimiento social y criminalizar la protesta.

www.rel-uita.org / La Haine