Hacia la formulación de propuestas estratégicas para la refundación del país

Giorgio Trucchi
19.Feb.11 :: Noticias

Pueblos indígenas y negros hondureños se autoconvocan a una Asamblea Constituyente



Los pueblos indígenas y negros de Honduras, aglutinados en diferentes organizaciones y federaciones, decidieron autoconvocarse a una Asamblea Constituyente.

Esa nueva actividad se enfoca en la urgente necesidad de “juntarse nuevamente para encontrar las fuerzas colectivas y usar el derecho a pensar y construir propuestas”. También, para “reafirmar nuestro pacto como pueblos unidos por cosmovisiones diversas que nos fortalecen en la resistencia y las luchas”, en el contexto del golpe de Estado y ante la profundización de las formas de dominación.

Del 20 al 24 de febrero, más de 700 personas, en representación de ocho pueblos, 24 organizaciones y federaciones y un sinnúmero de comunidades, se autoconvocarán en la comunidad de San Juan Durugubuty, en el Caribe hondureño, para debatir, analizar y formular propuestas encaminadas hacia la refundación del país.

“Queremos juntarnos y aportar, desde nuestras cosmovisiones, a la construcción del contenido de la que debe se una Constituyente, hecha por el pueblo, con carácter refundacional, originario, incluyente y participativo”, dijo Bertha Cáceres, coordinadora del COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras).

“Vamos a analizar la realidad de nuestros pueblos en el contexto del golpe de Estado y de las diferentes formas de dominación, como la militarización, la transnacionalización, la privatización de nuestros recursos, el racismo y el patriarcado. Estamos observando -continuó Cáceres- una intensificación y profundización de estas formas de dominación y saqueo, con graves impactos sobre nuestros pueblos. Vamos a tomar acuerdos de cómo unificar esfuerzos para enfrentar y contrarrestar ese avance de los proyectos de muerte”, aseveró.

La dirigente indígena explicó también que los contenidos y resultados de esta autoconvocatoria de los pueblos indígenas y negros, serán parte del plantamiento que presentarán ante la gran asamblea del FNRP (Frente Nacional de Resistencia Popular) el próximo 26 de febrero en Tegucigalpa.

“Esta autoconvocatoria va más allá de la asamblea de la Resistencia. Su dimensión y alcances tienen que ver con contenidos estratégicos que van a servir para el proceso refundacional de Honduras. Sin embargo, el 26 de febrero vamos a plantear nuestra visión. Debemos centrar la discusión sobre temas estratégicos y de fortalecimiento de la Resistencia, y no desgastarnos en disputas de poder y por cargos.

Por el contrario -continuó Cáceres- debemos seguir desgastando al régimen, elevar la movilización, profundizar la lucha social y política, seguir con los procesos de autoconvocatoria, que significa empoderamiento del pueblo hondureño y elevación de su nivel de conciencia”, explicó a la Lista Informativa.

Según la dirigente del COPINH, los pueblos indígenas y negros siguen creyendo en la importancia de la unidad en la diversidad dentro del FNRP. Sin embargo, para ella, la unidad trasciende el discurso y las palabras, y debe reflejarse en la práctica.

“Reconocemos que hay diferencias y diversidades, pero bajo un gran objetivo que es el proceso constituyente y refundacional de Honduras. La conducción del FNRP tiene un gran papel que jugar en esa asamblea y debemos apostar a una unidad verdadera, dejando a un lado el tema electoral y anteponiendole los intereses del pueblo en resistencia”, concluyó Cáceres.

La autoconvocatoria de los pueblos indígenas y negros se desarrollará en la combativa comunidad de San Juan Durugubuty, cuyos habitantes fueron masacrados durante la dictadura de Tiburcio Carías (1932-1949), y donde hoy se mantienen en resistencia contra los proyectos que atentan contra las comunidades y los territorios.

Lista Informativa “Nicaragua y más” / La Haine