TR-Honduras


Hillary Clinton en Guatemala: ¿La repetición de “errores” o la política de EE.UU. de represión en Centroamérica?

Annie Bird :: 24.06.11

12 años después de que Bill Clinton estuvo en Guatemala admitió el “error” de EEUU en el apoyo al ejercito represivo en Guatemala, Hillary Clinton ahora viaja a Guatemala y, entre otras cosas, se reunió con el de facto presidente de Honduras, Pepe Lobo, para discutir la ayuda militar y policial

REPITIENDO “ERRORES” O UNA POLÍTICA DE REPRESIÓN EN CENTROAMERICA?

Hoy día, el 22 de junio, Hillary Clinton visita Guatemala. Durante su última visita oficial a Guatemala, como la Primera Dama, el 11 de marzo de 1999, el entonces Presidente Bill Clinton dijo:

“Para los Estados Unidos, es importante dejar claro que el apoyo a las fuerzas militares [de Guatemala] y unidades de inteligencia que cometieron actos de violencia y represión generalizada fue un error. Los Estados Unidos no debe repetir ese error.”

La Comisión de la Verdad, patrocinada por las Naciones Unidas, la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH), un par de semanas anteriores había publicado su informe, la Memoria del Silencio. La CEH encontró que el ejército guatemalteco había cometido genocidio contra la población maya, registro 626 masacres, estimó más de 250.000 muertos y desaparecidos - en su mayoría mayas y civiles, y encontró que el 93% de los asesinatos se llevó a cabo el Estado, el 4% de autores desconocidos y un 3% por el movimiento guerrillero armado.

Al Coordinador de la Comisión, Christian Tomuschat, se le preguntó sobre el papel de los EE.UU. en la represion, y dijo que

“los Estados Unidos sabía perfectamente lo que estaba pasando. No puso ninguna objeción y continuó su apoyo al Ejército de Guatemala.”

HONDURAS: EL USO DE LA VIOLENCIA PARA EL CONTROL POLÍTICO Y ECONÓMICO

Hoy día, Hillary Clinton visita Guatemala casi exactamente dos años después del golpe militar en Honduras, un golpe militar cuyo objetivo era detener un movimiento de amplia base para cambiar las estructuras políticas y económicas en Honduras, los cambios que podrían haber afectado intereses de corporaciones transnacionales influyentes de EE.UU. y Canadá. Hoy, Clinton se reunirá con el Presidente de facto de Honduras, Pepe Lobo, para discutir financiamiento de los EE.UU. a los militares y la policía hondureño.

El golpe militar estuvo seguido por dos años de represión extrema y violencia creciente. Durante estos dos años el número de agentes de la policía de Honduras ha crecido de aproximadamente 8.000 a 34.000 y se ha observado que las fuerzas armadas ha crecido muchismo, pero el numero de efectivos es un “secreto de Estado”. A la ves, la tasa de homicidios en el 2010 se dispararon más de 25% sobre la taza 2009. Mas fuerzas de “seguridad,” mas violencia.

Diario, día tras día, semana tras semana, los periódicos están llenos de violencia terrible, en gran parte por la policía y los militares, como por ejemplo la noticia del 07 de junio 2011, en que el periodico El Tiempo informó que cuatro estudiantes de secundaria había sido capturados por la policía, el día siguiente de sus cuerpos desmembrados fueron encontrados en un lote.

Este tipo de violencia terrible se hace pasar como violencia de narcotraficantes. Es evidente que este tipo de violencia a menudo se lleva a cabo por los sicarios delos carteles, pero en muchos casos está claro que los autores son las fuerzas de seguridad del Estado. Esto no es unas cuantas manzanas podridas. Las redes de narcotráfico de Centroamérica nacieron de los ejércitos, en particular las redes de inteligencia militar, muchos respaldados por los EE.UU. En 1997, después de un escándalo desatado por el asesinato de un ciudadano de los EE.UU. por un activo Guatemalteco de la CIA, un Coronel y narcotraficante, la CIA llevó a cabo una revisión interna y despidió a cerca de 1.000 informantes por participación en actividades delictivas, principalmente en las Américas.

La violencia de terror siempre ha sido una herramienta política, y eso está claro hoy en Centroamérica. El discurso de la “línea dura contra el crimen” - manejado por el Ministro de Seguridad Hondureño, Óscar Álvarez, ampliamente acusado de haber participado en masacres y torturas, y manejado por el candidato presidencial Guatemalteco que va en primer lugar, el General jubilado Otto Pérez Molina, acusado de dirigir los centros de tortura, actos de genocidio y reportado en 1995 de recibir pagos de la CIA, y quienes tienen historias de estrechas relaciones con figuras del crimen organizado - esta manipulado para promover sus propias aspiraciones de poder político. Y, en los últimos dos años en Honduras escuadrones de la muerte han estado matando a activistas de derechos humanos y políticas.

No hay forma en que el Departamento de Estado no está consciente de la existencia y las acciones de escuadrones de la muerte y grupos paramilitares, que operan como parte de las fuerzas de seguridad Hondureñas, pero sigue financiando y apoyando a esas fuerzas.

Hay informes de tráfico de helicópteros del ejército de EE.UU. en la base militar Hondureño que aloja el grupo paramilitar más activo.

Todo esto lleva a la pregunta, ¿Bill Clinton realmente creía que los EE.UU. se “equivocó” al apoyar el genocidio y la represión en Guatemala o los “errores” de los EE.UU. en Guatemala en la década de 1980s eran parte de una política Centroamericana en curso?

LAS RAÍCES DE LA REPRESIÓN: CAMBIO DE UN SISTEMA DE EXCLUSIONES MULTIPLES

Los resultados de la CEH, publicados en su informe Memoria del Silencio, acerca de las raíces de la extrema represión en Guatemala son la clave para entender hoy Honduras, lo que es natural ya que las dos naciones comparten una historia inter-relacionada. La Memoria del Silencio encontró que:

“La estructura y la naturaleza de las relaciones económicas, culturales y sociales en Guatemala han sido profundamente excluyentes, antagónicas y conflictivas, reflejo de su historia colonial.”

“El carácter anti-demócrático de la tradición política guatemalteca tiene sus raíces en una estructura económica caracterizada por la concentración en pocas manos de los bienes productivos, sentando con ello las bases de un régimen de exclusiones múltiples.”

“El Estado se fue articulando paulatinamente como un instrumento para salvaguardar esa estructura, garantizando la persistencia de la exclusión y la injusticia.”

“La ausencia de una política social eficaz por parte del Estado, con excepción de la época que abarca de 1944 hasta 1954, acentuó esta dinámica histórica excluyente.”

“El poder legislativo y los partidos políticos que en él participaron, también contribuyeron en distintos momentos a la creciente polarización y exclusión, dictando normas legales que legitimaron los regímenes de excepción y supresión de los derechos civiles y políticos, así como dificultaron o impidieron procesos de cambio.”

“Quedó así conformado un círculo vicioso donde la injusticia social provocó protesta y luego inestabilidad política, que permanentemente sólo tuvo dos respuestas: represión o golpe militar.”

“Frente a movimientos que proponían reivindicaciones económicas, políticas o culturales, el Estado recurrió crecientemente a la violencia y el terror para mantener el control social. La violencia política fue una expresión directa de la violencia estructural. Frente a movimientos que proponían reivindicaciones económicas, políticas, sociales o culturales, el Estado recurrió crecientemente a la violencia y el terror para mantener el control social. En este sentido la violencia política fue una expresión directa de la violencia estructural de la sociedad.”

LA JUSTICIA Y NUEVOS GOBIERNOS SON POSIBLES PERO EE.UU. TIENE QUE DEJAR DE APOYAR LA REPRESIÓN

Esta semana en Guatemala es histórica. El 17 de junio el General Héctor Mario López Fuentes fue capturado y el lunes 20 de junio acusado formalmente del delito de genocidio. Fue jefe del Estado Mayor Presidencial durante el gobierno del General Efraín Ríos Montt, y fue el oficial guatemalteco de más alto rango al mando durante más de 400 masacres.

Casi 30 años después, la justicia ha sido lenta, pero está en el horizonte. Guatemaltecos pueden logar la justicia, y los Hondureños pueden crear un nuevo sistema político que no se basa en la exclusión y la violencia, pero Estados Unidos tiene que dejar de apoyar a la represión.

Es hora de una Comisión de la Verdad en cuanto el papel de Estado Unidos en Centroamérica.

http://tr-honduras.nuevaradio.org/


http://tr-honduras.nuevaradio.org :: Versin para imprimir