Campesinos en Honduras ajustician a cuatro guardias de seguridad en invasión de tierras

La Haine / Agencias
15.Ago.11 :: Noticias

Al menos cinco personas murieron y otras 12 resultaron heridas el domingo en un enfrentamiento a balazos entre campesinos y guardias privados en el Aguán



El enfrentamiento ocurrió en la finca Paso del Aguán, en la costa atlántica de Honduras, a unos 400 kilómetros al norte de Tegucigalpa, cuando un grupo de campesinos intentó tomar tierras propiedad del empresario y connotado terrorista Miguel Facussé.

“Unos 300 campesinos atacaron a tiros a los guardias, que defendieron la propiedad”, dijo en rueda de prensa Armando Calidonio, viceministro de Seguridad. “Cuatro de los fallecidos eran guardias de seguridad privada de la finca y hay un hombre que aún no identificamos”, informó.

El ejército había desalojado a centenares de labriegos de esa finca que la habían ocupado durante casi un año. Una guerra absurda que se libra bajo las ramas de miles de plantas de palma africana que trajeron explotación, violencia y sangre derramada, acabando con la seguridad alimentaria de la mayoría de la población que vive en esas tierras fértiles del Bajo Aguán, como dice Truchi.

Por lo menos 22 campesinos han muerto en dos años en enfrentamientos armados perpetrados en las fincas cultivadas de palma africana en el Aguán, pese a las promesas del gobierno de negociar con los labriego con el nuevo régimen de facto de Porfirio Lobo.

Como una burla a los campesinos, el gobierno entregó apenas 3.200 hectáreas de tierras a los campesinos y les ha prometido otras 10.000 hectáreas este año. Eso cuando los terratenientes plantan decenas de miles de hectáreas con palma africana.

Alrededor del río Aguán están las tierras más fértiles de Honduras, y es donde los terratenientes, con el apoyo del gobierno de facto, intentan con violencia expulsar a los campesinos.