“Sabemos lo que nos espera y no nos asusta”, dice Juan Barahona, subcoordinador de la Resistencia hondureña

Giorgio Trucchi
18.Sep.11 :: Entrevistas

FNRP exige una verdadera independencia y se apresta a aprobar Estatutos del nuevo partido ::
Este 15 de septiembre, en víspera de realizar una asamblea extraordinaria para la aprobación de los Estatutos del nuevo partido, multitudinarias movilizaciones sacudieron las principales ciudades de Honduras, exigiendo el cese de la violencia y la represión contra el pueblo organizado.



En Tegucigalpa, el coordinador nacional del FNRP (Frente Nacional de Resistencia Popular), Manuel Zelaya, desafió a la oligarquía nacional. “A esa oligarquía sanguinaria queremos darle un mensaje. No nos pueden matar a todos. Somos demasiados. ¿Hasta cuándo vas a entender que no puedes vencer a todo un pueblo que está de pie luchando por sus valores?”, dijo Zelaya arengando a la multitud.

De acuerdo con datos del COFADEH (Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras), del 28 de junio de 2009 hasta marzo de 2011, se registran 95 asesinatos políticos, 244 casos de tratos crueles e inhumanos y 200 personas exiliadas. Seis mil detenciones fueron realizadas por razones políticas y 157 personas fueron procesadas por la misma razón.

Además, al menos 13 personas se encuentran desaparecidas, son 16 los periodistas asesinados desde que Porfirio Lobo asumió la presidencia y en el Bajo Aguán, al noreste del país, 39 campesinos organizados han sido asesinados en menos de 20 meses.

Sobre esta situación y los desafíos que enfrenta la resistencia hondureña conversamos con Juan Barahona, subcoordinador nacional del FNRP.

-Este 15 de septiembre Centroamérica conmemoraba su independencia de España. ¿De cuál independencia habla la Resistencia?

-La Resistencia convocó a movilizaciones populares en todo el país, no para celebrar una independencia que no tenemos, sino para exigir y luchar por nuestra verdadera independencia, por el respeto a los derechos humanos, el cese de la represión y la persecución política.

Asimismo, pedimos la libertad para los presos políticos, como es el caso del compañero Enrique Flores Lanza, y nos declaramos en contra de la privatización de los servicios públicos, las leyes que precarizan el trabajo y el saqueo de nuestros recursos naturales.

-Manuel Zelaya tildó de “oligarcas sanguinarios” a quienes estarían desatando la represión. ¿Qué le está pidiendo la resistencia a estos sectores?

-Deben cesar la represión y respetar los derechos humanos, porque la situación se ha vuelto insostenible. Estamos ante una clara y repetida violación de los Acuerdos de Cartagena y no vemos ningún tipo de interés por respetarlos.

-Tampoco parece haber interés por parte de la comunidad internacional, ni de los gobiernos que promovieron la firma de esos Acuerdos…

-Informamos de la grave situación a los gobiernos de Venezuela y Colombia. Enviaron representantes de las respectivas Cancillerías pero no hemos recibido respuestas.

-Cada 15 de septiembre se habla de unidad e integración centroamericana y latinoamericana. ¿Qué visión tiene el FNRP de estos procesos?

-La integración es importante y ya hemos visto que donde hay gobiernos progresistas esa tarea se vuelve real. Buscamos y creemos en la integración desde los pueblos, desde las bases, siguiendo los objetivos unionistas de Francisco Morazán.

-En los próximos días se van a aprobar los Estatutos del FARP (Frente Amplio de Resistencia Nacional) y se va a inscribir al nuevo partido ante el TSE (Tribunal Supremo Electoral). ¿Qué importancia tienen estos eventos para el pueblo hondureño?

-Es importante porque el FARP se convierte en una opción real para la toma del poder político por la vía electoral.

-El golpe de Estado de 2009 ya demostró que en Honduras son otros los sectores que detiene el verdadero poder en el país. ¿Cómo piensan cambiar esta situación a través de un proceso electoral?

-Entre los objetivos del FARP está la convocatoria a una Constituyente y la creación de nueva Constitución, una vez que se tome el poder. Desde ahí se van a dar los cambios sociales, políticos, económicos y culturales que Honduras necesita.

-Siempre van a estar estos sectores de poder y un Ejército plegado a sus intereses…

-Sabemos que el poder oligárquico es fuerte y que no va a ser fácil. Sabemos lo que nos espera y no le tenemos miedo, porque llegar al poder político para nosotros es irrenunciable.

-¿Cuál va a ser la relación entre FNRP y FARP? ¿Va a quedar plasmada en los Estatutos?

-El FNRP se mantendrá como una organización de masa. El FARP será el instrumento político de la Resistencia donde se van a canalizar las voluntades del pueblo para la toma del poder. La relación entre FNRP y FARP será establecida y reglamentada en un documento que vamos a aprobar, pero no va a ser parte de los Estatutos.

LINyM / La Haine