Sí a la Soberanía Nacional, No a las Ciudades Modelo

Bloque Popular
19.Sep.12 :: Comunicados

Desde que la inversión extrajera llegó a nuestro país con la Reforma Liberal, hace cerca de 150 años, ésta vino acompañada de una estrategia de debilitamiento de los gobiernos soberanos. Muchas evidencia existen de la compra de funcionarios nacionales que permitieron la extracción de riquezas del país sin que mediara una compensación justa a la apertura de nuestras fronteras patrias.



La estafa del ferrocarril, el no pago de aranceles o el soborno para evitar los impuestos de exportación fueron la válvula de escape de inmensas riquezas que dejaron al país mínimamente beneficiado o en la mayoría de los casos como proveedor de la mano de obra barata para la producción de materias primas.

Los enclaves mineros y fruteros que se instalaron a comienzos del siglo XX en Honduras determinaron la posición de nuestro comercio internacional en función de los intereses de las economías desarrolladas del mundo, impidiendo de muchas maneras que la industrialización y el desarrollo económico de nuestro país acumulara sus propias fuerzas.

La debilidad del Estado de Honduras inducido desde el capital foráneo para hacer de nuestro territorio un paraíso de inversión extranjera, es la historia repetida de nuestro subdesarrollo y nuestra subordinación a los grandes capitales que fortalecen la dinámica de empobrecimiento del sur del planeta y la concentración de las riquezas en los países del norte.

Como Bloque Popular nos pronunciamos a favor de toda inversión extrajera que exista en Honduras siempre y cuando cumpla los requisitos de las leyes laborales y garantice también el desarrollo del país, generando relaciones de mutuo beneficio y prosperidad.

En el caso particular de las Ciudades Modelo nos manifestamos en contra de su instalación en territorio nacional y denunciamos nacional e internacionalmente que su puesta en marcha constituye una flagrante violación a la soberanía nacional en tanto concesiona parte de nuestro territorio a compañías transnacionales creando sub estados por encima de lo que estipula la Constitución de República.

Hacemos también del conocimiento de la población que las promesas de empleo e inversión son solamente propaganda sin sustento para confundir la opinión pública. La explotación que son víctimas los y las trabajadores en Honduras se agudizará en las llamadas “Regiones Especiales de Desarrollo” donde no tendrá jurisdicción alguna el Estado de Honduras y dónde no se podrán defender los derechos de los obreros y obreras de ninguna manera, ademásno se permitirá ninguna organización sindical o gremial que defienda o vele por sus derechos.

Pueblo hondureño, evitemos la implantación aberrante, neoliberal y violatoria de la soberanía de las llamadas “Ciudades Modelo”.

¡Si a la inversión extranjera Responsable!

¡No a las Ciudades Modelo!

¡Resistimos y Venceremos!