Acoso y hostigamiento policial y militar en Bajo Aguán. No para ola represiva contra campesinos organizados

Giorgio Trucchi
27.May.13 :: Noticias

Organizaciones campesinas del Bajo Aguán, región al noreste de Honduras, denunciaron nuevamente el acoso y hostigamiento de policías y militares que integran el operativo conjunto Xatruch III, así como de efectivos de la Dirección nacional de investigación criminal, Dnic, contra miembros de la comunidad Panamá, ubicada en la margen izquierda del río Aguán.



Según el Movimiento unificado campesino del Aguán, Muca, un fuerte contingente de esta ‘fuerza de tarea’ detuvo el pasado domingo (26/5) a siete campesinos de la comunidad Panamá, allanando y saqueando de manera ilegal sus viviendas.

Los detenidos responden a los nombres de Omar de Jesús Maldonado, Lucio Rivera, Margarito López Guerra, Manclin Adalid Gómez García, José Tulio Cruz Alvarado, Jenny Giovanni Torres Nataren, y un menor de edad del cual se desconoce su nombre.

La comunidad Panamá se encuentra a pocos kilómetros de la entrada de la finca Paso Aguán, cuyos terrenos habían sido recuperados el año pasado por organizaciones campesinas de la zona, y nuevamente ocupados hace unas semanas (21/5) por guardias de seguridad del terrateniente y productor palmero Miguel Facussé Barjum, después de un violento desalojo que ha dejado un saldo de varios campesinos heridos y detenidos.

Esta misma finca ha sido escenario de dos exhumaciones de campesinos desaparecidos - Gregorio Chávez y José Antonio López Lara - en el marco de un conflicto agrario donde han sido asesinados no menos de 60 campesinos organizados.

De acuerdo con un comunicado emitido este lunes por el Muca, al menos 400 efectivos policiales y militares llegaron a la comunidad Panamá y comenzaron a allanar viviendas sin ningún tipo de orden judicial, “creando un ambiente de terror en niños, mujeres y ancianos”.

La organización campesina denunció también el supuesto saqueo y robo de casi 12 mil lempiras (600 dólares) en la vivienda del señor Miguel Quintanilla, propietario de una pequeña tienda, y las repetidas amenazas vertidas en su contra durante el operativo.

De acuerdo con el comunicado emitido en horas de la mañana de hoy por el Muca, la toma de los terrenos de la finca Paso Aguán por parte de los guardias de seguridad de Facussé, así como el operativo militar de este domingo en la comunidad Panamá, responderían a una estrategia para intimidar a las organizaciones campesinas y poblaciones de la zona, y frenar el trabajo de investigación para hallar nuevas fosas clandestinas.

En su denuncia, las organizaciones campesinas piden a la Corte interamericana de derechos humanos, Cidh, que se investigue el origen del conflicto agrario y alimentario que vive el pueblo hondureño y que se hagan recomendaciones al gobierno de Honduras “con el objetivo de terminar con el derramamiento de sangre en el campo”.

Finalmente alertaron a los organismos nacionales e internacionales defensores de derechos humanos “a que se mantengan vigilantes” ante cualquier atentado criminal que pueda ocurrir en las próximas horas en contra de los campesinos de la comunidad Panamá.

Esta difícil situación ocurre pocas horas después del violento desalojo del cual fueron víctimas miembros de las comunidades indígenas lencas en San Antonio Chuchuitepeque, los cuales defienden sus territorios ancestrales ante las pretensiones acaparadoras de la Corporación Municipal de San Francisco de Ojuera, así como de la injustificada e ilegal detención de Bertha Cáceres y Tomás Gómez, dirigentes indígenas del Consejo cívico de organizaciones populares e indígenas de Honduras, Copinh.

Los dos dirigentes fueron detenidos y seguidamente puestos en libertad el día de ayer con medidas cautelares, en el marco de la represión a las organizaciones populares que se ha desatado en Honduras desde el golpe de estado en 2009.

LINyM